Federación Metropolitana de Balonmano +54 11 4957 0644 - Rotativas Boedo 591, C.A.B.A., Argentina.

Las principales noticias
del ámbito local e internacional

Los cuatro equipos de Femebal en el Nacional B

Serán los representantes masculinos.

Continuando con la previa del Nacional de Clubes Adulto B de Comodoro Rivadavia, compartimos las impresiones de los equipos masculinos de clubes de Femebal que participarán del evento: SAG Polvorines, Nuestra Señora de Luján, Juventud Unida y Manuel Dorrego, estos últimos dos también presentes en la rama femenina.


De los cuatro equipos que representarán a nuestra federación, sólo uno tendrá su debut en un torneo nacional: Juventud Unida. Por eso será una experiencia más que relevante para sus jugadores, tal y como lo expresó Nicolás Ortmann: “Es la primera vez que lo vamos a jugar. Nosotros en 2019 habíamos clasificado por la Copa Femebal, pero el torneo que correspondía a 2020 no se jugó y un poco nos quedó la espina; pero este año se dio de baja SAG Lomas y por órden de mérito seguíamos nosotros. Nos agarró de imprevisto, pero la verdad es que fue un envión anímico tremendo, es algo muy especial porque es la primera vez que vamos a jugar esto y da la casualidad de que también las chicas van, así que es algo muy lindo para todo el club”.


En cuanto a la preparación, el central hizo hincapié en la llegada de Alejo Smalc como entrenador, a mediados del pasado año: “Se entrenó mucho, se cambió mucho la impronta del juego en todos los sentidos. Este año empezó medio complicado porque se nos fueron dos jugadores importantes, Kevin Urban y Juan Ignacio Zungri, y fue como empezar un poco de cero. Si bien los resultados fueron complicados, nos preparamos a full, no paramos nunca de entrenar, y esto sirvió como inyección anímica, estamos mucho más metidos, es un incentivo muy grande, por así decirlo”.


Sabiéndose debutantes en el torneo, consultamos sobre las expectativas del equipo; para Ortmann, es algo que como equipo se tuvo muy en cuenta: “Este fue un tema muy clave a la hora de pensar si ir o no, porque teníamos poco tiempo para decidir. La verdad es que estamos peleando para permanecer en la categoría, y jugar cinco o seis partidos en seis días es algo durísimo que tal vez te puede costar caro a lo largo del año. Pero cuando vimos el grupo que teníamos, con muchos chicos nuevos de inferiores y un núcleo fuerte, y pensando en lo que significa para el club (esta participación), porque somos todos de acá y hay muchos que estamos hace 15 o 20 años, las expectativas fueron muchísimas. Queremos ir a pelear, a batallar, a conocer, a demostrar quién es Juventud Unida, porque hace unos años empezamos a pisar en Liga y no queremos aflojar. Las expectativas son tanto deportivas como grupales, intentando consolidar un grupo para pelear, y volver y mantener la categoría, esa es la realidad. Y quién dice si no levantamos y aspiramos a jugar el Super 8, que el año pasado nos quedamos afuera por un partido”.


Para Nuestra Señora de Luján, esta nueva participación está muy lejos de ser la primera experiencia; aunque es cierto que los de San Martín llevan algunos años sin el protagonismo que supieron tener algunas décadas atrás. Cristian Campos, uno de los referentes del club, advierte que no llegan de la mejor manera: “Este Nacional de Clubes nos encuentra con el equipo un tanto averiado porque en el último mes y medio sufrimos tres lesiones de cierta gravedad en jugadores que eran protagonistas. Nos tocaron una ruptura de tendón de Aquiles, una fractura de peroné y una ruptura de ligamento lateral de la rodilla. Esto hizo que Ezequiel Martínez, Kelo, tuviera que buscar alternativas y reemplazos con jugadores jóvenes, jugadores de la categoría Juveniles, que por suerte ya venían trabajando con nosotros hace ya un tiempo, que demuestran estar a la altura y que llegan a un Nacional con minutos de Liga de Honor encima, algunos con más protagonismo que otros, pero todos compitiendo en la máxima categoría”.


El experimentado central comentó además de qué manera encarará el torneo el conjunto lujanero: “Como grupo somos muy conscientes de que un Nacional no es un torneo fácil, de que todos los equipos son duros. Conocemos nuestras limitaciones, como también conocemos nuestras fortalezas, así que vamos a hacer lo posible como equipo para dejar a Luján en lo más alto posible. Queremos llegar a los últimos partidos compitiendo, y compitiendo por los porotos, esa es la intención de cada uno de los jugadores y del equipo”. 


Y en cuanto a lo personal respecta, Campos aclara: “Voy a disfrutar de un Nacional más. Uno a cierta edad no sabe cuántos torneos de estas características le quedan, así que lo disfrutaré, haré lo posible para sumarle al equipo desde el lugar que me toque, ya sea con o sin minutos, desde afuera o desde adentro de la cancha. Y también haremos lo posible para que los chicos jóvenes puedan sumar esta experiencia y que el día de mañana sean ellos los que lleven a Luján hacia adelante”.


Por su presente en la LHC Oro, puede que Manuel Dorrego, así como en la rama femenina, asome como otro de los animadores del torneo. Su central Santiago Silva no le escapa a esa posibilidad, aunque va con cautela: “El objetivo es tratar de estar arriba y para eso tenemos que entrenar mucho, siempre fuimos un equipo que se caracterizó por entrenar mucho y por estar bien físicamente, más allá de lo handbolístico. Esperamos tener un poquito de suerte y también en estos torneos, que son cortos, saber rotar, porque suele haber muchas lesiones por la cantidad de minutos que se juegan día tras día”.


Con respecto a cómo llega el equipo, Silva aclara: “Siempre nos preparamos para ir a ganar. Tenemos un plantel muy joven, con mucho recambio ya que muchos jugadores se fueron al exterior, otros dejaron de jugar; somos poquitos los mayores que quedamos del proceso anterior. Tuvimos cambio de técnico este año, así que estamos con nuevas expectativas, un poquito de energías renovadas, pero con el mismo objetivo de trabajo y planificación que teníamos con el anterior técnico, la verdad es que la línea de trabajo es similar”.


SAG Polvorines, el máximo ganador de la historia del Nacional de Clubes B (2013, 2015, 2016 y 2018), llega a esta edición con sed de revancha tras haber quedado afuera en cuartos de final en la edición 2019 ante Ladricer de Tucumán. Pero Nahuel Linares remarca que, pese al palmarés, el plantel llega renovado: “Es un equipo en el que hubo bastante recambio, un equipo joven, pero siempre vamos con la idea de ganar. Por suerte ya llevamos obtenidos cuatro títulos y la idea siempre es seguir sumando en representación del club”.


El pivot de la Pólvora también hizo hincapié en la importancia del llegar con un buen nivel físico, teniendo en cuenta el formato de la competencia: “Venimos ya desde principio de año metiendo buenos entrenamientos físicos, téncnicos y tácticos, siempre con miras al Nacional, además de la LHC. Nuestro objetivo es llegar lo más fuertes posibles porque siempre sabemos que es un torneo de mucho desgaste donde se juegan todos partidos muy seguidos y se necesita estar bien físicamente, así que eso es muy importante”

Info de Contacto

  • Boedo 591,
    Ciudad Autónoma de Buenos Aires,
    Argentina.
  • +54 11 4957 0644 - Líneas Rotativas
  • contactate

Pasá por nuestra tienda y equipá tu club.